Etiquetas

- A Perfect Neutrality: Spain's Strategy in Saint-Domingue's Revolution 1791-1795. Antonio J. Pinto - -Benedicte Ledent- Caribbean Literature: Looking Backward and Forward -Charles Seguin. Un asombroso empresario. Por Carlos Szwarcer- -David Barkin: Hacia un Nuevo Paradigma Social- -De una historia parcial a la Historia total- -Gobernadores de La Española s. XVI XVII XVIII - Fray Cipriano de Utrera- -La Clase Media que se activa- -LA CRISIS DE LOS MISILES EN CUBA (1962) Y SUS REPERCUSIONES EN R.D. : DERROCAMIENTO DE BOSCH (1963) INVASION NORTEAMERICANA (1965) LOS 12 AÑOS DE BALAGUER (1966-1978)- -La Soledad de la Clase Media Minoritaria - -Los apártidas como fuerza política- -Mutilación de la consonante 'S' en el Caribe hispanohablante- -Pasado presente y futuro de las literaturas caribeñas Por Benedicte Ledent Universidad de Liege Bélgica- -PRD: Controlar un tesoro- -Rep. Dominicana De la Restauración a la verdadera influencia estadounidense 1868-1880. José Lee Borges- -Romance de las Invasiones Haitianas- -Una estudiante catalana en República Dominicana. 1795 Santo Domingo y Madrid Carlos IV y Godoy - 1939-1940 El exilio de Republicanos Españoles a Rep. Dominicana -- An extinct relict monkey from the Dominican Republic - Ana Bringas López Univ de Vigo / Una aproximación a la Literatura caribeña en lengua inglesa 3/3-- Andrea Levy / Esta es mi Inglaterra - Andrea Levy / This is my England -- Antihaitianismo Histórico y antihaitianismo de Espado / Frank Moya Pons - Antropologia Estructural C. Levi Strauss Arqueologia: una tradición Mutilación Dentaria Alexa Voss Bandidos Sociales Raúl O.Fradkin- Bartolome de Las Casas and the 200 Farmworkers from Antequera Málaga Bartolomé de Las Casas y La Esclavitud Luis N. Rivera P. Bartolomé de Las Casas y los 200 Labradores llegados de Antequera - Caminos de la Colonia de Santo Domingo Carlos Szwarcer: Del Patio al Universo - Carta del Arzobispo de Santo Domingo al Rey Carlos IV de España en 1790* - Culturas Hibridas Néstor García Canclini - Das Neutrale Pronomen 'Ello' im Dominikanischen Spanich... - De Juan Bolívar Díaz a J.F. Lyotard De lo Natural a lo Histórico: Una frontera difusa- Dominican Republic: Country hubridization model ethnic El Comercio entre Santo Domingo y Andalucia - El español de Santo Domingo y el español de España M.Alvar El Español en Julia Alvarez Alicia de Gregorio Ph.D - El Historico progreso del pueblo dominicano: Costos y Consecuencias-- El intelectual haitiano Jean Price Mars explica la dramática retirada de J.J. Dessalines de Santo Domingo en 1804 El nivel y structura de Precios de los Esclavos en las plantaciones cubanas - El pirata Francis Drake en Santo Domingo El Pronombre 'Ello' en el léxico del español dominicano -- El pueblo dominicano a 50 años de Trujillo - El Tatado de Basilea 1795 MA Peña Batlle - España en el imaginario mexicano - Facer la America F. Jóvine Generaciones Sociales y sociológicas Iñaki García Univ Carlos III Madrid - Hilde Domin. hija adoptiva de República Dominicana. Hilde Lowenstein. Nur Eine Rose als Stütze -Traducción al español Historia de Santiago de Cuba. Por Luis Acosta Brehal (1 de 3 para OQ) Historia de Santiago de Cuba. Por Luis Acosta Brehal (parte 2 de 3) Historia de vida: Los Refugiados Españoles a Rep. Dominicana 1939-1940 - - Interview avec Jean-Marc Pasquet - La Competencia Mestiza E.Cunin - La Habana Por Hacer Elizabeth Burgos - La Identidad Cultural: Mitología de Brujos y Curanderos de Nuestras Facultades: David Arias.- La madre en el drama histórico de la isla - Por Juan Bosch La ocupación de Santo Domingo por Haití Manuel de Js. Troncoso Texto íntegro - Las Consecuencias Económicas de la Independencia Iberoamericana Carlos Newland Universidad Carlos III Madrid - LIVERPOOL PAPERS 1791 (15) - Los Campuzano-Polanco Una familia élite colonial de Santo Domingo Ruth Torres Agudo - Los Judíos en el destino de Quisqueya Los Procesos y la larga duracion S.Rivero S. Los verdaderos Restos de Colon están en Santo Domingo / C.A. Deive y M. A. García A. - Manuel Giménez Fernández: Política Inicial de Carlos I en Indias - Mariana Past Ph.D: Representación y explotación: La Revolución haitiana - Migración Haitiana: Racismo y Nacionalidad. Franklin Franco-- Negros de Mentira y Blancos de verdad / F. Henríquez G. - Nuestros ancestros directos ¿cuántos son? - Nuevas Tendencias del Americanismo Historia Problema -- Occidente ocabó con la Esclavitud Daniel Rodríguez Herrera - Orbe Quince Pasado y presente de la Esclavitud Mauro F. Funes - Posible Origen Portugués de la i cibaeña - - RAZA Y RACISMO- República Dominicana y Haití: el Perdón Mutuo Bernardo Vega - República Dominicana: país modelo de hibridación étnica Slavery and Slaving Joseph Miller -- The Colonial citizen of New York City; a comparative study - The Dominican Republic A National Histoy Frank Moya Pons- Toussaint Louverture en Santo Domingo en 1801. Testimonio de una testigo - Un siglo de España: Centenario 1898-1998 - Una Opción para los pobres: De Bartolomé de Las Casas al Pensamiento de la Liberación - Visiones del mestizaje Pedro L. San Miguel ¿Existe un pensamiento antropológico dominicano?. Martha Ellen Davis (Ph.D.) -- ¿Inversión de Valores o Lucha de valores Sociales?

15.12.14

Orbe 15

ISSN 1994-4365
Orbe: (Del lat. orbis) 1.m. Redondez o círculo . 2.Esfera celeste o terrestre
.
ORBE, SIGLO QUINCE
A partir del arribo de naves europeas a la isla La Española a finales del Siglo Quince empieza a perfilarse la certeza de la forma esférica del planeta (Esfera terrestre) y a completarse el mapa del mundo. Las culturas de tres continentes (América, Europa, Africa) coinciden en esa isla-puente y desde allí se propician las bases logísticas para inéditas incursiones a Tierra Firme. La Edad Media inicia su declive y la humanidad inaugura un período de asombros -de sombras y de luces- que va abriendo paso a la Edad Moderna, a la Epoca Contemporánea y a la proyección de una Post-modernidad que recién empieza a proclamarse.


BIENVENIDOS/WELCOME/BIENVENUE
.
Orbe sonoro
Poemas musicados OQ
Notas y noticias OQ

ORBE QUINCE:
Pedro Samuel Rodríguez-Reyes/webMaster:
orbequince@gmail.com (Santo Domingo, República Dominicana)

Rocío Rodríguez-Reyes/Editora y coordinadora Internacional:
orbequince.madrid@gmail.com (Madrid, España)

Para leer/publicar comentarios pulse "comments" al pie de cada escrito.
To read/publish any opinion about, click "comments" at the bottom of every article.


Para envío de colaboraciones a OrbeQuince favor de contactar a:
orbequince.madrid@gmail.com u orbequince@gmail.com
pedsarod@gmail.com


2.9.14

Hilde Domin (Hilde Lowenstein) - Hija adoptiva de la República Dominicana

 
Hilde Domin

BERLÍN.- La poetisa alemana Hilde Domin (Hilde Lowenstein), una de las grandes voces de la lírica germana e hija adoptiva de la República Dominicana, donde se exilió huyendo del nazismo, falleció el 22 de febrero de 2006 a los 96 años en la clínica universitaria de Heidelberg, al sur de Alemania, donde había sido ingresada tras sufrir una caída.

Tras su muerte, el presidente alemán, Horst Koehler, aseguró que el país perdió con ella a "una de las voces de la poesía más importantes".

Domin, nacida el 27 de julio de 1909, escribió su primer poema en 1951 en Santo Domingo, donde se exilió con su esposo, Erwin Walter Palm, tras la llegada de Adolf Hitler al poder.

Hija de un abogado judío, Domin y su marido recorrieron medio mundo huyendo de la persecución nazi y pasaron por Italia, Reino Unido y EEUU, pero fue su estancia en la República Dominicana, donde vivió 13 años, la que marcó su carrera literaria, el comienzo de lo que ella llamaba "mi segunda vida", su vida como escritora.

Fue precisamente por identificación con su país de adopción donde cambió su apellido Palm por el de Domin, con el cual ha publicado su obra y por el que se la reconoce como una de las mayores voces poéticas de Alemania.
Tras la publicación de su primer poema, 'Nur eine Rose als Stütze' (Una rosa por apoyo), Domin se consolidó rápidamente como uno de los grandes valores de la lírica en alemán, de la que la crítica valoró la sencillez y al mismo tiempo intenso estilo.

La escritora encontró también el reconocimiento de los expertos con libros sobre teoría literaria.

A pesar de su avanzada edad, Domin participaba activamente en actos sociales y lecturas poéticas. Unos días atrás asistió al acto de entrega de la Cruz del Mérito Federal al egiptólogo Jan Assman.

El pasado noviembre, recibió en Heidelberg la máxima distinción de la República Dominicana, la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, en reconocimiento a su labor literaria y al trabajo desarrollado en la isla caribeña.

"Regresó como 'mensajera de la reconociliación' a Alemania. Su visión agudizada por el exilio siempre mira hacia adelante", dijo entonces la alcaldesa de Heidelberg, Beate Weber, durante la ceremonia de entrega de la orden.

El presidente Koehler, en su mensaje de condolencia hizo referencia asimismo a la lucidez con la que Domin acompañó hasta avanzada edad el acontecer político, destacando que "su biografía estuvo marcada en forma singular por los capítulos oscuros del siglo".
-
Hilde Domin – “Una rosa por apoyo” (Traducción al español):

Me imagino una habitación en el aire
entre los pájaros acróbatas:
mi cama en el trapecio del sentimiento
como un nido en el viento
en la punta de la rama.

Compro una manta de lana, la más delicada,
la separaron suavemente de las ovejas
a la luz de la luna
como nubes brillantes
dibujada en la tierra sólida.

Cierro los ojos y me envuelvo confiada
en el nido de los animales.
Quiero sentir la arena bajo los cascos pequeños
y escuchar el clic del pestillo
al cerrar la puerta del establo en la noche.

Estoy entre plumas de aves, alta, arrullada en el espacio.
Pero me mareo. No duermo.
Mi mano se extiende para sujetarme
y encuentra sólo una rosa por apoyo.
-
Traducción libre: P.S. Rodz
StoDgo RepDom
Video:
Dichtung von Hilde Domin aus dem Jahr 1959
Recitación: Dagmar Manzel
Danzarina: Polina Semionova
Musica: Léo Delibes -flower duet- Lakmé
Piano: Jean Bernard Marie


-
Ir a la portada de Orbe Quince



19.8.14

CHARLES SEGUIN. Un asombroso empresario. -Esplendor y ocaso de la poderosa South American Tour-



Charles Seguin

Por Carlos Szwarcer

La trayectoria de un destacado magnate de la noche e impulsor de diversas áreas de la industria y el comercio,  con sede en la Argentina y proyección internacional (1900-1930)

Durante las investigaciones que realicé para escribir el libro “Teatro Maipo. 100 años de historia entre bambalinas” (2010), me detuve atentamente en la figura de Charles Seguin. Me sorprendí al percibir que no sólo fue importante por construir y ser el dueño de la prestigiosa sala inaugurada el 7 de mayo de 1908 con el nombre de Scala (luego Esmeralda y Maipo), en Buenos Aires. No imaginé que al profundizar en la historia de este “hacedor”, un verdadero “self made man”, se abriría un enorme abanico de información que lo relacionaba con grandes hitos históricos de Buenos Aires, trascendiendo el mundo del espectáculo y también las fronteras.

Los apuntes que aquí presento son apenas algunas menciones - la punta de un iceberg – de la aproximación a este gran protagonista del show  business de Argentina y de grandes centros de esparcimiento del exterior. Casi podría decirse que este texto no es otra cosa que una suerte de índice del libro que me encuentro escribiendo sobre la vida de Charles Seguin,  su contexto, preponderancia, e influencia en las tan curiosas e interesantes tres primeras décadas del siglo XX.

Nacido en Bienne, Suiza, el 28 de enero de 1877,  el joven Charles arribó a la Argentina hacia 1895, a los 18 años, procedente de Francia. Personaje enigmático y novelesco, sus comienzos estuvieron fuertemente ligados al ambiente artístico, la noche y todos los caminos o atajos que llevaban al divertimento, no obstante, trascendió el ámbito del mundo del espectáculo hacia un inmenso imperio económico de variados rubros y de extensas ramificaciones. No deja de llamar la atención como magistralmente acrecentó su fortuna con increíble astucia, invirtiendo y multiplicando sus ganancias rápidamente, y tempranamente acumulara entre 1900 y 1915 acciones de importantísimas  Compañías.


MONTECARLO

En  1910 compró  más  de 67.500 hectáreas en el Alto Paraná (Misiones, Argentina). Cuatro años después constituyó una sociedad con Gustavo  Haack: la Misiones Land Company, entidad comercial que estableció el  obraje denominado: Puerto Haack, que con el tiempo pasó a llamarse “Montecarlo” en honor a Carlos Seguin. Los montes fueron explotados para extracción de madera y yerba natural.

Al venderle Seguin gran parte de estas tierras a Carlos Culmey, éste dio inicio a una colonización con inmigrantes de habla alemana, en mayo de 1920. Esta obra colonizadora de Misiones se desarrolló sobre el aporte previo de población criolla que ocupaban las tareas del obraje y que se  convirtieron  en  guías  de  los  alemanes, transmitiéndoles  a  estos sus saberes en relación al monte  y la fauna del lugar.

La  SAT (Sociedad Anónima South American Tour)

En los primeros años del siglo XX se acentuaron en la Argentina los rasgos de la impronta inmigratoria. Paradójicamente, en tanto que una economía agro exportadora dejaba saldos a favor en el comercio exterior, y en líneas generales existía una tendencia a la prosperidad económica, el descontento social se evidenciaba en los ánimos de vastos sectores de la población.

Eran tiempos de los esperados y sonoros festejos del Centenario, y Buenos Aires, en tanto  contaba con 1.300.000 habitantes -una de las urbes más grandes del mundo-, sus dirigentes políticos ordenaban la construcción de caminos, canales, vías férreas, o la explotación del petróleo recientemente descubierto en el sur.

En este contexto comenzó a funcionar la SAT (“South American Tour”), empresa de Charles Seguin, creada en 1911, y que por más de dos décadas tuvo su oficina central en la calle Esmeralda 449, Buenos Aires, es decir, en el teatro Maipo.

Tal como consta en archivos y balances, Carlos Seguin, a través de esta Sociedad Anónima, con socios o testaferros, concentró la enorme mayoría de sus emprendimientos. El análisis de los diferentes directorios de su empresa revela un grupo de personajes “fieles” que se repetían y rotaban en todas las actividades, hombres de confianza que a lo largo de los años participaron del perfecto engranaje de un Emporio Comercial montado con sorprendente habilidad.

 Se observan, además, los importantes nombres de las empresas en las que disponía acciones: Compañía Nacional de Carruajes Electromóviles SA., Compañía de Tranways “Eléctricos Buenos Aires”, Compañía Argentina de Teléfonos SA., Sociedad Argentina “Termas Rosario de la Frontera” (Explotación de aguas minerales y sus derivados. Salta). Diamantino (Matto Grosso) Dredging Company, South American Mining Company. Misiones Land Company SA, Banco Francés  del Río de la Plata, Tranways Niza, Cervecería Quilmes, Compañía General de Iluminación y Ornato., Sociedad Anónima Publicidad “TENA”,   etc.

Y en la medida que se abordan los archivos de la SAT y otras empresas. aparecen cantidades de negocios de Seguin requiriendo de significativos capitales,:  La Eléctrica del Norte (Tucumán), Proyecto de ensanche Usina Eléctrica Santiago del Estero, compra y ventas de propiedades en la Capital Federal y en varias provincias (acciones en la Sociedad Inmobiliaria Franco Argentina), extracción minera: cobre, plata y oro (ejemplo: Famatina, La Rioja), Obrajes, industria maderera, producción de Yerba Mate, transportes de Frutos de Brasil, cultivo y producción de Lino, exportación de agua Mineral (Palau), Cantera Albión (Tandil) importación de Automóviles de Dion Bouton como “Único representante en América del Sud”. También propietario o arrendatario de barcos de carga o pasajeros (Formosa, Flecha, Helios y Tritón, etc)

Charles Seguin y el mundo artístico

Además de poderoso dueño o accionista de las compañías arriba mencionadas Monsieur Carlos Seguin se encontraba directamente vinculado a la Sociedad Teatral Ítalo-Argentina,  y regenteaba el Teatro Circo Coliseo Argentino, el Teatro Casino (considerado gran Músic Hall de Sudamérica), el Ópera, el Odéon, el Exelsior, el Porteño, el Maipo, entre otros.

Bajo su control se encontraban lugares paradigmáticos de recreación como el “Pabellón de las Rosas”, espacio de diversión y citas galantes, el “Armenonville”, sitio vinculado a los peregrinos de la noche porteña, el Parque Japonés, obra faraónica con un inmenso jardín para el entretenimiento, el Circo Hippodrome,  el Cabaret Royal Pigall, el Casino Pigall, el Palais de Glace, inaugurado como pista de patinaje y devenido en salón de baile, el Tabaris, el Chantecler, etc

Su profundo sentido de la oportunidad lo llevó a dirigir y expandir sus accionar a Circos, Teatros, Cafés Concerts, Cabarets, Parques de Diversiones, espectáculos de Boxeo y Lucha libre o Zoológicos,  adecuándose empresarialmente  a ambientes populares como a salones para  el gusto de la burguesía y la aristocracia porteña. Invirtió y puso su sello según las necesidades del momento.

Así, el Circo Hippodrome de Carlos Pellegrini y Corrientes propuso  como atracción las “tribus de  Indios” Chiriguanos y Chamacocos, a modo de zoo humano, tal como tenía éxito en Europa este tipo de espectáculo catalogado de exótico.

Para el diversión de la clase más pudiente, que le proporcionaba suculentas ganancias, además incursionó, fundamentalmente, en Hoteles-Casinos, sitios de recreación veraniega como el Casino Real de Montevideo, el Hotel y Casino Real de San Carlos de Colonia del Sacramento, Uruguay, Teatros y Circos en Montevideo. En Argentina el Hotel Termas Rosario de la Frontera (Salta), Savoy Hotel (Tucumán), Hotel Sierra de la Ventana, el Casino de Alta Gracia (Córdoba) y en emprendimientos similares para instalar un Casino en el Tigre Hotel (Pcia de Buenos Aires), o en Viña del Mar (Chile).

Seguin fue parte del Directorio y Administrador General del  “Mar del Plata Jockey Club”,  alquilaba los servicios de traslados de caballos hacia el Hipódromo y ofrecía modernos studs. Esta Sociedad Anónima, al mismo tiempo, realizaba las  ventas de importantes lotes en esta zona costera de la Pcia de Buenos Aires, atractiva para  inversionistas.

En esta ciudad pujante, el empresario expandió su acción a otros derivados del juego, firmando un convenio con el Club Mar del Plata,  arrendándole por varias temporadas sus instalaciones para instalar en exclusividad un “Casino”. Se lo autorizó a la explotación de juegos de azar varios: Ruleta Baccarat, Caballitos, Boulle y Treinta y cuarenta y, desde luego, números de Variedades y Music Hall.

En Sudamérica, Estados Unidos o Europa, en los proyectos comerciales encauzados, las atracciones artísticas eran un complemento indispensable y, justamente, fueron proporcionadas por los mismos teatros, cabarets y representantes artísticos que se encontraban dentro de la esfera de las actividades de la SAT.

Igualmente, en la Argentina, se articulaban en el circuito económico sus empresas de Ornato, iluminación, Publicidad y grandes depósitos para satisfacer todo lo concerniente a los espectáculos organizados en sus locales.

No es casual que Charles Seguin, recibiera el reconocimiento y afecto de los artistas,  reverenciado por ser el “manda más” o “rey de la noche”, o como agradecimiento por brindarles espacio y trabajo en momentos en que, por ejemplo, el Tango o el género revisteril necesitaban de empresarios audaces. Quizás por eso es que Ángel Villoldo, considerado “el Padre del Tango”, le dedicó a Don Carlos Seguin, nada menos que dos de sus emblemáticos tangos: El Esquinazo  y El Fogonazo.

Entre otros hechos históricos acaecidos en sus salones, recordemos, que en el teatro Esmeralda (ex Scala), Carlos Gardel estrenó” el primer tango canción: “Lita” (Mi noche Triste). Madame Rasimí, que revolucionó el género de la Revista con sus “bataclanas”,  fue contratada por Charles Seguín: la francesa, que no era fácil para firmar contratos,  como queda demostrado en varias misivas con el empresario, confiaba solamente en el trato directo con “Don Carlos” para resolver sus presentaciones y traslados a Buenos Aires, Brasil y otros destinos.

Evidentemente, un capítulo aparte es la enorme importancia del rol de Charles Seguin en la difusión del Tango, teniendo en cuenta que los estrenos de ese género por aquella época se produjeron, a menudo, en Teatros de Revistas, Cabarets, y demás sitios de esparcimiento, los cuales eran en muchísimos casos - como hemos señalado - propiedad de este singular empresario de la noche. Por las características de su propio circuito y vinculaciones alentó intensamente la llegada del Tango a Europa, favoreciendo en las primeras tres décadas del siglo XX cientos de contratos artísticos entre la Argentina y el Viejo Continente.

Otra forma del manejo propicio de la coyuntura lo podemos advertir en su gestión en el Palais de Glace, que comenzó como pista de patinaje sobre hielo, luego  escuela de baile, con las famosas tardes de tés danzantes del conde Juan Eugenio de Chikoff , o las muestras de Vogué ´s Club, desfiles de moda, el Ciro´s Club, convirtiéndose en el salón de baile por donde pasaron prestigiosas orquestas de tango. Finalmente, en 1931 el Municipio cedió el Palais de Glace a la Dirección Nacional de Bellas Artes.

La radio y el cine

Seguin pensó el Teatro Coliseo para la actividad circense, en particular con la actuación del famoso payaso Frank Brown, pero al poco tiempo modificó su estilo, convirtiéndolo en teatro lírico para representar famosas Óperas, algunas estrenadas allí antes que en el mismo Teatro Colón. Y  fue en la azotea del Teatro Coliseo donde se realizó la primera transmisión radial en la Argentina.

El empresario, que ya estaba vinculado al mundo del cine desde comienzos de siglo comerciando con Max Glücksmann y León Gaumont, fue accionista y agente de la famosa firma francesa Pathé, e impulsó su proyector en Argentina, Brasil, entre otros países.

Los cercanos contactos en esta área se advierten en la elección de los administradores artísticos para el Teatro Scala  ”: José Pepe Costa, que en 1915 le cambió el nombre “Esmeralda”, fue uno de los pioneros de la cinematografía en nuestro país,  y Humberto Cairo - que en 1922 lo llamó Teatro Maipo -  fue productor de la famosa película argentina “Nobleza Gaucha”. Finalmente, Luis César Amadori, de sostenida actividad en este sala fue su director artístico  y, además de comprársela a la familia Seguin, desarrollaría una intensa y exitosa carrera como Director de cine.

El análisis de las decisiones más adecuadas y redituables se encontraban en el aceitado funcionamiento de la SAT, y en el magnífico olfato comercial de su presidente, que en el caso específico de sus espectáculos, además del beneficio económico o el éxito en sí buscaba el placer de “llegar primero” o “descubrir talentos”, tal como se manifiesta en el caso de los famosos  Oliver Hardy y Stan Laurel, cuando los trae a Buenos Aires antes de que fueran el famoso dúo cómico (1926). Ambos cómicos fueron contratados por Charles Seguín para sitios de esparcimiento que manejaba en la ciudad.  En 1914 "el gordo" actuó en "El Pabellón de las Rosas" y en "El Parque Japonés". En 1915 llegó Stan Laurel para presentar su labor payaseca en el Teatro Casino.

En Europa

Intrépido y exitoso en Buenos Aires, con la “South American Tour” el empresario promovió brillantes giras artísticas por todo el mundo. En Europa conquistó Francia, Alemania e Italia. Su presencia  fue  significativa en innumerables contratos de artistas de varietés, espectáculos circenses y cantantes del circuito europeo hacia Sudamérica, y viceversa,.

Se lo vincula con  los comienzos del avanzado y revolucionario Teatro Apollo de París y, a través de la gestión de Mario Lombard, con la sala denominada “Florida”, donde debutó Carlos Gardel en París, en 1928.

Asimismo, en la STIN (Sociedad Teatral Internacional), fue nombrado administrador General del grupo argentino, y por el grupo Italiano se designó a Walter Mocchi. Esta empresa nació el 24 de julio 1908 “para hacer frente a la industria del teatro en todos sus aspectos, desde la gestión de la industria del entretenimiento, la adquisición y construcción de salas de cine en Italia y en el extranjero”. La génesis de la STIN se entrelaza con la historia de Compañía Teatral Italo Argentina, controlada por Seguin. El primer acto de la STIN fue la compra del célebre Teatro Costanzi (29 de julio 1908). La operación tuvo un costo de 2,3 millones de liras.

Además de controlar el  Costanzi, la STIN se hizo cargo de la gestión de varias salas: Teatro Regio de Parma, el Regio Turín, el Carlo Felice de Génova, el Teatro Petruzzelli de Bari,  el Roma,  etc.

También los circuitos turísticos europeos y Parque de diversiones como el famoso “Jardín de Aclimatación De París”, hoteles y restaurantes, fueron parte de su visión empresarial en Europa.

Si bien Seguín vivía parte del año en Buenos Aires, en la calle Esmeralda 449 (Teatro Maipo y sede de la SAT), poseía agencias, o sucursales en Brasil, Nueva York y, por supuesto, Paris: en la calle Laffiite.  Su poderío económico queda también demostrado en su casa de veraneo en el sur de Francia: a comienzos de los años veinte compró la Mansión de Villa Eze-les-Pins, paradisíaco lugar en el que había vivido hacia 1914 el presidente Raymond Poincaré,  y que hoy es Patrimonio Cultural francés.

Relación con los Lombard

Comenta el compositor Enrique Cadícamo en sus memorias: En aquella época funcionaba en Buenos Aires una oscura organización del submundo del hampa cuyo cerebro actuaba en Marsella aparentemente como una pacífica Agencia Internacional de negocios artísticos para América Latina que no era otra cosa que una Agencia para promover el tráfico internacional de la trata de blancas. .. Sus organizadores eran los hermanos Lombard, cuatro hermanos corsos destacados dos en Marsella y dos en Buenos Aires (Alejandro y Mario) cuyo apellido pasó más tarde a ser rubro comercial de la empresa que se denominó “LOMBAR Tour”. Un tal Carlos Seguin, joven francés, adinerado, con elegante presencia de play boy internacional… era el dueño de las salas donde iban a actuar los componentes de la mercadería que enviaban de Europa, los Lombard.

De acuerdo a estas afirmaciones de Cadícamo sobre dichos del bandoneonista Juan Canaro, las actividades atribuidas a los Lombard parecen involucrar a Charles Seguín en terrenos prostibularios. Lo cierto es que la complejidad del tema y algunas contradicciones del libro de memorias de este famoso compositor, nos estimula a esclarecer estos rumores en el contexto de una investigación apoyada en fuentes fehacientes.

Podemos señalar que cuando los Lombard comenzaron a relacionarse con Seguin, éste ya era un poderoso empresario de diversos rubros que le dejaban enormes cantidades de dinero, además, de editor - propietario del influyente y prestigioso diario de la comunidad francesa, “Le Courrier de La Plata”. Es así que desde comienzos de siglo XX fue un hombre conectado con altas esferas políticas, sociales y económicas de la Argentina, considerado como “empresario argentino”  y representante de la cultura francesa en este país y el exterior. Por supuesto, este perfil no lo exime de relación con negocios turbios, sin embargo, tan inmenso rompecabezas comercial también amerita profundizar estas actividades a la luz del resultado de nuevas investigaciones.

Editor-Propietario de “Le Courrier de la Plata”

El diario Le Courrier de La Plata, fue fundado y dirigido por el francés Joseph Alexandre Bernheim en Buenos Aires, donde vivió hasta su muerte (1893). Se distribuía en ambas márgenes del Río de la Plata en las colectividades francesas radicadas en la Argentina y en el Uruguay. Con este diario Bernheim inició la venta callejera de ejemplares en la Argentina, ya que hasta entonces se realizaba por suscripción. Fue un poderoso medio que se mantuvo durante 81 años, hasta 1946.

Carlos Seguin Inició su gestión de Editor–Propietario de este diario junto a uno de los hijos del fundador, desde  el 1 de mayo de 1904 hasta el 24 de abril de 1911. Luego se creó una Sociedad Anónima: León Forgues (Presidente) y Louis Grandval, (Vicepresidente), acompañados por un Consejo de Administración en el que se encontraban Charles Seguin y el Dr. Manuel A .Montes de Oca, y un directorio de encumbradas figuras.

Claramente, los largos años de vínculos políticos, económicos, y los contactos con personajes influyentes, son parte de acceso de Seguin a las esferas de decisión, y darían cierta explicación a sus oportunidades, ascenso y poderío. Llegar a dirigir ese diario prestigioso no fue casual, es decir, mucho antes de 1904 estuvo relacionado con ese medio y con los miembros conspicuos de la comunidad francesa.
Socios financieros. Charles Seguin. El banquero.

El empresario supo sumergirse en las aguas del mundo financiero  obteniendo la confianza de estos círculos para obtener capitales e involucrarlos en sus proyectos, o asociándose a planes y obras de los financistas,  brindando los servicios de su red de contactos, infraestructura y, sobre todo, su habilidad administrativa.

Fue vasta y muy cercana la relación con la familia Tornquist, tanto con Ernesto (1842-1908) como con su hijo Carlos Alfredo (1885 –1953). Se integra y complementa en Iniciativas diversas con ambos financistas a lo largo de todo el país, en negocios inmobiliarios, construcciones, Hotelería, Sitios de recreación, Petróleo, minería,  Casinos, etc.

Otro grupo financiero afín fue La Casa Bemberg. Otto Peter Friedrich Bemberg (1827-1895) fue un empresario, financista e industrial alemán, creador de un imperio económico en Argentina. La marca de cerveza Quilmes fue fundada por Otto en 1888.  Fallecido en París, la compañía fue llevada a una posición dominante en el mercado por su hijo, Otto Sebastián (1858-1932)

Los Bemberg tenían ascendencia francesa, a través de Pedro Bemberg Boulle, y su hijo Otto, fue  Cónsul General en París. A todo esto,  Charles Seguín era accionista de la Compañía Quilmes, acciones que en parte se negociaban en el mercado europeo a través de la oficina de la South American Tour en París. Quilmes realizó importantes campañas publicitarias en El Courrier de la Plata, en el que como ya señalamos Seguin fue Editor Propietario y luego accionista y Consejero.

Nicolás Mihanovich (1848-1929), empresario naviero austrohúngaro, lideró su área del mercado en el Río de la Plata entre las décadas de 1880 y 1920. Su interés en un emprendimiento turístico en “El Real de San Carlos”, Colonia del Sacramento, Uruguay, iniciado en 1909,  se concretó con la construcción de un muelle, un Balneario, una Plaza de Toros, un frontón de paleta vasca, un Hotel y Casino. Charles Seguin, luego del cierre de la Plaza de Toros se hizo cargo durante años de todas las actividades de ese centro de diversión y esparcimiento, incluyendo obras de infraestructura hasta avanzada la década del ´20.

El empresario artístico, a través de la South American Tour puso toda la experiencia a favor de la atención, el entretenimiento y la recreación. Aire puro, tranquiidad, espectáculos y juego, fueron una excelente formula para atraer a las clases pudientes y un redituable negocio a pocos kilómetros de Buenos Aires.

Los barcos de la Cía. Mihanovich realizaban el tráfico de los materia prima, productos y y enseres  para las construcciones que necesitaba Seguin en sus Compañías en Misiones, Paraguay  Brasil.  No obstante, el banquero-empresario franco-argentino procuró tener sus propias embarcaciones y la relación con Mihanovich se fue complicando, tanto que llegaron a un juicio.

Los balances de SAT y de otras empresas de Monsieur Carlos nos muestran que una parte de los movimientos se encontraban bajo el título de “Banco Seguin”. Efectivamente, Seguin tuvo el rol de banquero en muchas de sus transacciones. De hecho, en Argentina y Europa lo presentaban como “empresario” o  “banquero”.

En sus negociaciones con los grandes capitalistas se manifestaba con  gran convicción, por momentos este perfil es visible en las misivas que se intercambiaban, o en los mismos convenios y contratos, apareciendo su modo contundente, a veces avasallador, para persuadir sobre las bondades de sus proyectos.
El ocaso del magnate

El dueño de la South American Tour había llevado una vida de grandes emprendimientos, lujos y viajes. Casado a los 48 años con la joven  británica Gwendoline Maud Davis, de 23, en febrero de 1925, tuvieron dos hijos: Carlos René (“Chuck”), nacido en 1926 y la pequeña Gwendoline (“Babs”), dos años después. La salud de Charles Seguin se había deteriorado a pesar de todos los esfuerzos por intentar su cura. Enfermo de los riñones escribía a su esposa en febrero de 1930: Gwen… Yo pensé tanto en mi muerte, me vi tantas veces a punto de morir, que ya no me importa. Pero quiero vivir para ustedes, y viviré. Pero es sabido que el dinero no compra salud y llegó el momento en que las inyecciones de “Salirgan” y el “Digitaline no le hicieron efecto. Se precipitó el final y falleció el domingo 30 de marzo de 1930, de insuficiencia renal, en alta mar, en viaje a Europa a bordo del “Lutetia”.

En 1916, año de la muerte de su padre, había hecho construir en el selecto cementerio parisino de Montparnasse un Mausoleo de granito de cuatro plazas, a perpetuidad. El habitáculo de líneas austeras exhibe en su frente como única leyenda la palabra SEGUIN. Fue ocupado, primero por su progenitor, a los 68 años, el “Monsieur Segal dit Seguin Jean, Isaac” (sic), fallecido el 25 de julio de 1916, luego por su madre: Camille Bloch, fallecida el 8 de septiembre de 1919 y, finamente, recibió en abril de 1930 al empresario. El cuarto espacio esperaba a Gwendoline, pero la viuda volvería a casarse y cuando falleció el 13 de agosto de 1949, ya divorciada, fue ubicada en un ataúd en un Panteón del Cementerio Británico de la Chacarita (Buenos Aires) y cremada en 2011.

En 1930 Gwendoline había quedado a cargo de los bienes millonarios de Charles. Sus viajes, el nuevo casamiento, y prolongadas estadías en Estados Unidos y Francia, hicieron que se desvaneciera una parte de la fortuna,  gastada por la viuda en sus intentos por mantenerse dentro de un ritmo de vida cercano a la aristocracia. Por otra parte, cifras fabulosas fueron a enriquecer a los abogados, lo que sumado a extraños manejos de terceros o posibles fraudes, en pocos años la Sucesión familiar perdió gran parte de la fortuna argentina y europea del empresario.

Destacado magnate de la noche e impulsor de decenas de rubros, tan sagaz y notable administrador, inexplicablemente, tras su muerte, como si no hubiera previsto u organizado el destino del fruto económico de sus esfuerzos, en gran medida su riqueza se desmoronó como un endeble castillo de naipes.


Fuentes:
Anuario Teatral Argentino,
Archivo Teatro Maipo
Archivos Particulares
Biblioteca Argentores
Biblioteca del Congreso
Biblioteca Legislatura Ciudad de Buenos Aires
Biblioteca Teatro Cervantes
Diario Clarín
Diario Crítica
Diario Crónica 
Diario El Diario
Diario El Mundo
Diario El Nacional
Diario El País
Diario El Plata 
Diario La Argentina
Diario La Nación
Diario La Prensa
Diario La Razón
Diario La Vanguardia
Diario Le Courrier de la Plata
Diario Noticias Graficas
Diario Tribuna
Diario Última Hora
El Diario español
Libro de Inventario del teatro Maipo, 1919-1920
Libros contables Teatro Maipo
Revista Avivato
Revista Caras y Caretas
Revista Comoedia
Revista Esto es
Revista Farol
Revista La Calle
Revista Lyra
Revista Mundo Teatral
Revista Semana Gráfica
Revista Teatral de Buenos Aires
Revista Todo es Historia

*   Testimonios orales.

* Archivo particular de Dominique Seguin: Libros contables, cartas, inventarios, memorándums, facturas, remitos, balances, acciones, fotos y planos de las empresas vinculadas a su abuelo Charles Seguin.

*  Foto de Charles Seguin. (agradecimiento a Dominique Seguin)
 -

Carlos Szwarcer ©

5.8.14

LA CRISIS DE LOS MISILES EN CUBA (1962) Y SUS REPERCUSIONES EN R.D. : DERROCAMIENTO DE BOSCH (1963), INVASION NORTEAMERICANA (1965), LOS 12 AÑOS DE BALAGUER (1966-1978)

Mariscal Rodion Y. Malinovsky


(CAPÍTULO I)


Por Pedro Samuel Rodríguez R.

PREÁMBULO

No es difícil comprender lo terriblemente impactante que fue para la nación norteamericana el descubrir la presencia no sólo del Viceministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Coheteriles Estratégicas de la URSS y otros altos militares soviéticos, sino también el emplazamiento de misiles con ojivas nucleares apuntando a territorio norteamericano que su poderoso enemigo –La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)- había instalado subrepticiamente en el cercano territorio cubano, lo cual colocó a la humanidad al borde de un holocausto nuclear. No es difícil entender entonces cómo los efectos de esos aterradores hechos se prolongarían por varias décadas en toda Latinoamérica, incluyendo -por supuesto- al territorio de la República Dominicana.

A partir de la conclusión de esa crisis, el gobierno norteamericano no cesó de enviar claros mensajes a su potencia enemiga  -la URSS- de que no permitiría la repetición de incidentes de tal naturaleza en ‘la zona geográfica de su influencia’, lo que dio inicio –por un lado- al despliegue de las poderosas fuerzas ideológicas de la Unión Soviética, y por el otro lado, Estados Unidos se empeñó en bloquear a la URSS a fin de que ‘sus territorios’ no cayeran en la esfera de influencias de la URSS. La República Dominicana –como hemos dicho- fue uno de los ‘territorios en disputa’ de aquel teatro de operaciones entre esas dos super-perpotencias. Para Norteamérica -en consecuencia- el derrocamiento de Bosch, la intervención de sus marines en territorio dominicano, y su 'sintonía' con el régimen de los 12 años del gobierno de Joaquín Balaguer, serían 'simples reacciones' frente a la gravedad de los hechos acaecidos en territorio cubano en 1962. 

Por decenios, todos hemos conocido detalles aislados sobre el derrocamiento del gobierno del Prof. Juan Bosch; todos tenemos informes respecto a la invasión norteamericana al territorio dominicano en 1965; todos poseemos abundante información en cuanto al período llamado de “los 12 años de gobierno de Joaquín Balaguer”.  Asímismo, muchos de nosotros estamos enterados de aquella “Crisis de los misiles en Cuba en 1962”, pero pocos han vinculado este último hecho con aquellos acontecimientos ocurridos en nuestro territorio.

El examen de algunos detalles de aquella crisis podría ofrecernos unas perspectivas mejor definidas para comprender las vinculaciones entre aquella crisis y los acontecimientos posteriores acaecidos en el ámbito dominicano. 


Capítulo I

MISILES NORTEAMERICANOS EN TURQUÍA COMO ANTECEDENTE A LA CRISIS DE OCTUBRE

En abril de 1962 entraban en su fase operativa los misiles nucleares “Júpiter” que los Estados Unidos había emplazado en territorio de Turquía, cercano a la frontera con la Unión Soviética. A mediados de ese mismo mes, durante un viaje de vacaciones del Primer Ministro y máximo dirigente soviético Nikita S. Khruschev a la costa del Mar Negro, en Crimea, en compañía del Ministro de Defensa Rodion Y. Malinovsky, éste último señala hacia el horizonte y comenta con entendible preocupación sobre la presencia de esos cohetes norteamericanos próximo a sus fronteras, indicando que “esos medios podían impactar en la URSS a los 10 minutos de ser lanzados, mientras que los proyectiles continentales soviéticos necesitaban 25 minutos para alcanzar sus blancos en Estados Unidos”.

A esta observación de Malinovsky, le respondió Khruschev: “también nosotros podemos crear a los norteamericanos una situación similar, cerca de la frontera de Estados Unidos si ubicamos cohetes en Cuba. Después de todo, los norteamericanos no nos pidieron permiso para situar estos armamentos junto a nuestra frontera”. ( 1)- Véase en Raymont L. Garthoft: ‘Reflextions on the Cuban Missile Crisis’. Revised Edition. The Brookings Institution, Washington, D.C., 1989, p. 12.

En los día finales de ese mismo mes de abril de 1962, cuenta Sergo Mikoyan -el hijo del Viceministro, Anastas Mikoyan- que su padre visitó a Khruschev en su residencia en las afueras de Moscú y, mientras caminaban por el jardín, el máximo dirigente soviético le confió que dentro de pocos días pensaba proponerle al gobierno cubano el despliegue de cohetes nucleares en su territorio. (2)- Sergo Mikoyan, Conferencia sobre la Crisis de octubre en Cambridge, 11 al 12 de octubre de 1987. Véase James G. Bright y David A. Welch: ‘On the Brink. American and Soviet Reaxamine the Cuban Missile Crisis’. Hill and Wang, New York, 1989, pp. 238-239. [Anastas Mikoyan, padre de Sergo, era Viceministro, es decir, Segundo en el mando soviético después del Primer Ministro Khruschev].

Un mes después, la edición del 30 de mayo de 1962, el periódico cubano ‘Revolución’, daba la noticia en sus páginas 1 y 5, de la llegada, el día anterior, al aeropuerto de La Habana, de una delegación de 18 especialistas soviéticos en hidrotecnia. La noticia fue acogida con beneplácito por los lectores cubanos en vista de una severa sequía que se sufría en amplias zonas del territorio de la isla. Lo que no podían saber los lectores de “Revolución” ni su mismo director, era que con la llegada de esa delegación se iniciaba la operación ultrasecreta ‘Anadyr’ ni podían saber que dicha visita tenía la misión de proponer personalmente a la alta dirigencia cubana el interés de Primer Ministro y Secretario General del Partido de la Unión Soviética (PCUS), Nikita S. Khruschev, la instalación en territorio cubano de misiles soviéticos con ojivas nucleares que apuntarían hacia el territorio norteamericano “para frenar las intenciones de Estados Unidos de una agresión directa a la isla”.

La delegación recién llegada al aeropuerto habanero estaba presidida por Sharaf Rashídov, miembro del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) en Uzbekistán. Acompañaba la comitiva Alexander Alexeev, quien poco después ocuparía el cargo de embajador de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en Cuba. Dentro del grupo figuraban tres ‘técnicos’ encabezados por el ‘ingeniero Petrov’ cuya misión no tenía relación alguna con el resto de la delegación. Este ingeniero Petrov era realmente el Mariscal Sergei Biriuzov, Viceministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Coheteriles Estratégicas de la URSS, a quien acompañaban el Teniente General Sergei F. Ushakov, Subjefe del Estado Mayor Central de la Fuerza Aérea Soviética y el General Pyotr V. Agreyev, Director de Operaciones del Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas de la URSS.

Como ya hemos visto, la idea de desplegar cohetes fuera del territorio de la URSS estaba directamente vinculada a la necesidad de desembarazarse de la amenaza que significaba para la seguridad soviética la instalación de bases coheteriles norteamericanas Júpiter no sólo en Turquía sino también en Italia e Inglaterra. El plan general de los soviéticos era el de tratar de desplegar una cantidad de sus misiles nucleares en territorio cubano y forzar con ello a los norteamericanos a retirar sus amenazantes armas en Turquía a cambio del retiro de los suyos de Cuba. La operación no dejaba de tener altísimos riesgos para la paz mundial y una eventual torpeza en su ejecución podría activar el inicio de un horroroso holocausto nuclear de consecuencias globales.

Entretanto, la dirigencia soviética tenía un argumento perfecto para presentar a los líderes cubanos: “El inminente peligro de una agresión militar directa de Estados Unidos sobre Cuba, después de la frustrada invasión auspiciada por Norteamérica en Bahía de Cochinos (Playa Girón)” ocurrida en el mes de abril del año anterior, 1961. Se trataba de un argumento válido y verdadero, aunque ocultaba la otra verdad; la de los inseguros cielos de la URSS.

La determinación de instalar cohetes soviéticos cercanos al territorio norteamericano era clara y concluyente para el máximo líder de la URSS, e incluso, tal determinación fue comunicada a sus aliados de Europa del Este. Esto se comprueba cuando vemos que unas dos semanas antes de la llegada de aquella delegación soviética a La Habana, el propio Khruschev, en visita a Varna, Bulgaria, y en ocasión de la llamada ‘Declaración de Varna’, expresaba su idea de “emplazar subrepticiamente proyectiles nucleares en Cuba”. (3)- Esto lo testimonia Khruschev en su libro de memorias “Khruschev Remembers”. Boston: Litle Brown, 1970. La declaración en Varna, Bulgaria, fue efectuada entre el 14 y el 20 de mayo de 1962.

En esa Declaración de Varna es notoria la ausencia de argumentos que se refieran a respaldo solidario de la URSS con alguna isla del mar Caribe. Probablemente aquel escenario no era propicio para argumentaciones ideológicas ni para anuncios que tuviesen que ver con solidaridad internacional. Eso se dejaría para consumo del liderazgo cubano y para el resto del mundo.

En un artículo escrito por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores de la URSS, Andrei A. Gromyko, publicado por el diario moscovita “Izvestia” el 15 de abril de 1989 -pocos días antes de su fallecimiento-, éste relata que en aquel abril de 1962, durante un viaje de regreso a Moscú, Nikita Khruschev le manifestó su consideración de que “para preservar a Cuba como Estado Independiente era preciso instalar en la isla cierta cantidad de cohetes nucleares, pues sólo eso podría salvarla ya que a Washington no lo detendría el fracaso de la invasión a Playa Girón” (Bahía de Cochinos).

Es obvio que lo narrado por Gromyko sobre la consideración de Khruschev era el argumento que se esgrimiría para justificar la operación de instalar los misiles en aquella isla. El argumento tenía la especial característica de ser creíble para las autoridades cubanas y para el mundo, y así debería repetirse. Pero Gromyko tenía sus objeciones a esa idea, basadas en los peligros que ese paso podría entrañar para la paz. A tales objeciones Khruschev replicó: “La Unión Soviética no quiere una guerra nuclear y no pretende combatir. En los próximos días plantearé la cuestión al Presidium del Comité Central”. Gromyko consideró que el tema ya había sido tratado por Khruschev con los militares soviéticos porque –como escribió años después- “me llamó la atención que Khruschev me expusiera sus ideas sin señales de ningún tipo de vacilación y por tanto deduje que este asunto por lo menos él lo había acordado previamente con la dirección militar del país”. (4)- Testimonio ofrecido por Andrei A. Gromyko en un artículo titulado “La Crisis del Caribe: sobre lo revelado ahora y lo oculto entonces”. Traducido y publicado en “Comentarios, artículos y editoriales”, DOR-CCPCC, No. 22, el 21/6/1989.

Alexander Alexeev era en 1962 Consejero de la embajada de la URSS en La Habana y sus testimonios representan una interesante fuente sobre el caso que nos ocupa. Alexeev revela que “a inicios de mayo de ese año me llamaron de Moscú. Al día siguiente de mi llegada Khruschev me mandó a citar a su despacho en el Kremlim. Permanecí por espacio de una hora a solas con Khruschev; le informé de la situación en Cuba y le respondí todas sus preguntas. Al terminar el encuentro, me dijo: “Usted lleva mucho tiempo trabajando en Cuba, hace casi dos años, y hemos decidido nombrarlo embajador; lo volveré a llamar cuando estén otros compañeros del Presidium y terminó la conversación”. (5)- A. Alexeev. Transcripciones de la Conferencia Tripartita sobre la Crisis de Octubre, celebrada en La Habana, 9 al 12 de enero de 1992.

Cuatro días después Alexeev fue vuelto a citar a su despacho en el Kremlim. Además de Khruschev, estaban presentes Kozlov, Mikoyan, Gromyko, Rashídov y los mariscales Malinovsky y Biriuzov. Alexeev repitió la misma información sobre Cuba que había dado en la primera entrevista. Khruschev habló con mucha más emoción del pueblo cubano, en particular de sus dirigentes, de su capacidad y decisión de oponerse a las presiones estadounidenses y le preguntó: “¿cómo reaccionaría Castro si el gobierno soviético le propusiera instalar cohetes nucleares?”

Alexeev, 26 años después escribe que se quedó desconcertado y le respondió: “es poco probable que lo acepte. Los cubanos han estructurado una estrategia basada en la disposición combativa del pueblo y la solidaridad de la opinión pública mundial, sobre todo de América Latina”. Entonces Malinovsky pidió la palabra para acotar: “El pueblo español había accedido a recibir ayuda armada soviética en su lucha contra el fascismo”. (6)- Alexander Alexeev, artículo publicado en la revista “Eco del Planeta”, No. 33. Moscú, noviembre de 1988, pp. 26-33. 

Probablemente los comentarios de Alexeev, desfavorables a los planes de sus interlocutores, pudo haberle alejado de la posibilidad de colocarse como embajador de la URSS en Cuba.

En ese momento Khruschev tomó la palabra y expuso: “Estoy absolutamente seguro que en venganza por la derrota en Playa Girón los norteamericanos van a emprender una invasión contra Cuba ya no con mercenarios, sino con sus propias fuerzas armadas y tenemos informaciones fidedignas al respecto”. (Ibídem).

El premier soviético hizo una pausa en su conversación, pensando en los argumentos que seguidamente expondría y exclamó: “¡Hay que hayar un medio eficaz que contenga a los norteamericanos para que no den ese paso riesgoso!” Y a seguidas acotó: ¡Está claro que nuestras declaraciones en defensa de Cuba ya no son suficientes, por eso hay que hacerles entender que si atacan a Cuba van a tenérselas que ver no sólo con un país indómito, sino también con el poderío nuclear de la Unión Soviética. Hay que hacer pagar el máximo por una aventura bélica contra Cuba y, en cierta medida, equiparar la amenaza a Cuba con otra a los mismos Estados Unidos. La lógica hace ver que ese medio puede ser sólo el emplazamiento de nuestros cohetes de ojivas nucleares en territorio cubano. Tenemos que pagarles con la misma moneda, darles su propio remedio, y obligarlos a sentir en su propio cuerpo lo que significa vivir rodeados por armas nucleares enemigas. Hay que llevar a cabo la operación de forma estrictamente confidencial a fin de que los norteamericanos no detecten los misiles antes de que estén totalmente listos para combatir. Sobre todo hay que evitar la publicidad debido a las exacerbaciones de pasiones en el período de campaña iniciadas con vistas a las elecciones para el Congreso norteamericano, programadas para el 6 de noviembre [de 1962]. Después podrá hacerse público”. (7)- Ibídem.

Fue una exposición clara y contundente; como si fuese una declaración de principios de esta operación. El objetivo básico de los soviéticos, como cualquier lector medianamente avezado puede entender, era presionar a Norteamérica para que retirara sus amenazantes misiles Júpiter de sus fronteras a cambio de retirar los suyos de Cuba. Las ideas de Khruschev sobre las amenazas norteamericanas a Cuba se le habían presentado como anillo al dedo con el fracaso de Playa Girón (Bahía de Cochinos) hacía apenas un año.

El repentino surgimiento de la solidaridad de la URSS hacia la débil y combativa isla de Cuba frente a la amenaza del poderoso Imperio norteamericano sería asimilado positivamente por el mundo y en especial por las máximas autoridades y por el pueblo cubano. Por supuesto, el tema de los inseguros cielos soviéticos debido a la amenaza de los Júpiter, era secreto de Estado; eso no debía mencionarse en absoluto, ni siquiera publicitar que preparaban a los norteamericanos el plan para “pagarle con la misma moneda y darle su propio remedio”. América Latina, en particular, demostraría profundo agradecimiento y una gran simpatía hacia la solidaria URSS.

Los altos mandos militares soviéticos no pusieron objeciones al proyecto. Por el contrario, se mostraron interesados en él pues el plan ayudaría a compensar la situación de desventaja de la URSS respecto a Estados Unidos en ojivas nucleares y portadores. Para la URSS, se trataba de un problema de correlación de fuerzas entre estas dos potencias; no de la lejana y casi desconocida isla. El tema de Cuba se presentó en aquel momento como posible solución a esa disparidad armamentística y Cuba sería la llave de la URSS para compensar aquella desfavorable correlación entre dos gigantes pues, desde la isla de Cuba sus medios coheteriles podrían reducir substancialmente el tiempo de impacto a territorio norteamericano.

Respecto a esta disparidad de armamentos nucleares favorable a Estados Unidos, el Secretario de Defensa de la administración Kennedy, Robert McNamara reveló que durante la Crisis de Octubre de 1962 ellos poseían 5,000 ojivas nucleares mientras que los soviéticos apenas contaban con 300; esto es, una correlación de 17 a 1 a favor de Estados Unidos. (8)- Véase en Robert McNamara: transcripción de las intervenciones en las sesiones de la Conferencia Tripartita sobre la Crisis de Octubre. Moscú, enero de 1998.

En adición se señala que en el mismo año el Pentágono poseía 377 cohetes estratégicos en tierra y mar y se avanzaba en la construcción de 1,000 cohetes avanzados del tipo Minuteman. (Véase la Conferencia Tripartita sobre la Crisis de Octubre ya citada, Moscú, 1998).

En ese mismo tenor, el ex subdirector de la CIA, Ray Cline, señaló que “Estados Unidos estaba convencido que los soviéticos tenían cientos de misiles, pero en agosto de 1961 se realizó la primera misión eficaz de reconocimiento por satélites que volaban a 90 millas de altitud fotografiando vastas zonas del territorio de la URSS. Esas fotografías fueron la clave que hizo que Estados Unidos descubriera lo que realmente pasaba. En el otoño de 1961 se supo que sólo había 25 misiles en territorio soviético. En septiembre y octubre del año siguiente (1962) se realizó una nueva misión de exploración por satélite y se estimó que los soviéticos sólo poseían 50 misiles y que, incluso, muchos de ellos no eran aún operacionales estando emplazados solo con fines de prueba. Por su lado, Estados Unidos había creado un sistema de producción muy rápido de los Minuteman, comprobando que se poseían cuatro veces más misiles de este tipo que los soviéticos”. (9)- Véase Conferencia Tripartita de La Habana sobre la Crisis de Octubre, en enero de 1992.

Estos datos confirman que uno de los objetivos soviéticos al colocar unos 42 cohetes de alcance medio e intermedio en el territorio cubano era mejorar el balance estratégico respecto a Estados Unidos pues –como señalamos- estos medios soviéticos al estar ubicados en una geografía cercana al territorio norteamericano ofrecían a la URSS una paridad o quizás una ventaja en el “tiempo de impacto”. Esta ventaja geográfica que conseguiría la URSS compensaría su potencial de respuesta hasta tanto la URSS estuviera en capacidad de lograr la deseada paridad nuclear en el número de medios coheteriles y ojivas nucleares.

Treinta años más tarde, en 1992, el propio Fidel Castro lo admitía al señalar que “Nikita fue muy astuto al presentar el problema a los demás dirigentes del partido soviético y cómo realmente pensaba. A la luz de los hechos que conocemos hoy, sobre la real correlación internacional de fuerzas, se ve claro que aquello [el despliegue de cohetes nucleares soviéticos en Cuba] resultaba una necesidad. Si realmente lo que tenían era 50 ó 60 proyectiles, no hay duda que la presencia [en nuestro territorio] de aquellos 42 proyectiles [36 cohetes de alcance medio R-12 operativos y 6 para instrucción] mejoraría considerablemente la situación” [del balance estratégico de la URSS frente a Estados Unidos]. (10)- Fidel Castro Ruz: Conferencia Tripartita de La Habana sobre la Crisis de Octubre de 1962, del 9 al 12 de enero de 1992. Transcripción de las intervenciones de las sesiones.

La decisión preliminar de instalar los cohetes en Cuba se tomó en el Consejo de Defensa de la URSS el 21 de mayo, 9 días antes de la llegada de la delegación soviética a La Habana, formulándosele la tarea al Alto Mando de las Fuerzas Armadas Soviéticas. A partir de ese momento empezó el análisis de los aspectos de carácter militar que hizo factible la misión. Este Consejo de Defensa estaba encabezado por Nikita S. Khruschev y en él se incluyó a Frol Kozlov y Leonid Brezhnev (quien luego sustituiría a Khruschev como Primer Ministro de la URSS) ambos miembros del Comité Central del PCUS; a Aleksei Kosygin y Anastas Mikoyan, miembros del Presiduim del PCUS; por el Ministerio de Defensa a los mariscales Rodion Y. Malinovsky, Andrei Grchko, el general Aleksei Yepishev, y el Coronel General Semyon P. Ivanov, quien era el jefe de la Dirección de Operaciones Principales del Estado Mayor Central y se desempeñaba como secretario de este Consejo de Defensa. 

El día 24 de mayo de ese 1962, El proyecto se llevó al seno del órgano que tenía la facultad para su aprobación definitiva, es decir, el Presidium del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

La mayoría de los participantes dieron su apoyo a la propuesta, pero Anastas Mikoyan opinó que los dirigentes cubanos no aceptarían tal riesgo para su país y agregó que, en su criterio, no se podría realizar la operación de los cohetes de manera oculta. En ese tenor, Khruschev propuso entonces la salida inmediata hacia Cuba del Mariscal Biriuzov para transmitir directamente la propuesta y, de ser aceptada, estudiar en el terreno con dos o tres especialistas la posibilidad de construir las rampas de lanzamiento sin que fueran descubiertas por los medios de exploración de Estados Unidos. (11)- La referencia a esa reunión la hace Sergo Mikoyan en su artículo “La Crisis del Caribe en restrospectiva”, publicado en la Revista “América Latina”, No. 4, URSS, 1988.

Esa delegación cuya salida inmediata propuso Khruschev en el seno del Presiduim aquel 24 de mayo, es la misma que arriba al aeropuerto habanero cinco días después, y que es reseñada por el periódico “Revolución” con la cobertura de “especialistas en hidrotecnia” que enmascaraba el viaje a Cuba del jefe de las Fuerzas Coheteriles Estratégicas de la URSS y de los altos mandos militares que le acompañaban.

67.5 MEGATONES DE LA URSS HACIA CUBA:

En la residencia oficial de protocolo del Ministerio de Relaciones Exteriores de La Habana, en donde fue trasladada desde el aeropuerto “José Martí” la misión soviética recién llegado ese 29 de abril de 1962, Alexander Alexeev expresó su interés en conversar de inmediato con el comandante Raúl Castro, con quien había cultivado buenas relaciones personales en el transcurso los casi dos años que el primero llevaba en la Embajada de la URSS en La Habana; y en la tarde de ese mismo día se produce la entrevista en donde Alexeev comunica a Raúl Castro, Ministro de Defensa de Cuba, que con el grupo viaja de incógnito el Mariscal Biriuzov junto a otros generales soviéticos quienes tienen la encomienda del máximo dirigente de la Unión Soviética, Nikita S. Khruschev, de hacer una importante propuesta al Primer Ministro cubano, Fidel Castro Ruz. (12)- A. Alexeev, artículo citado.

En la noche de ese mismo día, el comandante Fidel Castro se encuentra reunido con el mariscal Sergei Biriuzov, quien –recordemos- era Viceministro de Defensa y Jefe de las Fuerzas Coheteriles Estratégicas de la URSS; estando presentes, además, Raúl Castro, el Mariscal Sharaf Rashídov y Alexander Alexeev, quien servía de traductor.

En un momento determinado de dicho encuentro, el mariscal Biriuzov le pregunta a Castro: “¿qué sería necesario hacer para evitar una invasión de Estados Unidos?”, y Castro le contesta: “Adoptar medidas que de manera inconfundible expresen al imperialismo que cualquier agresión a Cuba significaría una guerra no solo con Cuba”. (13)- Véase, Fidel Castro Ruz: Conferencia Tripartita de La Habana sobre la Crisis de Octubre de 1962. Documento citado.

El mariscal Biriuzov entonces formula a Castro las preguntas siguientes: “Pero en concreto, ¿cómo? ¿Hay que hacer actos que indiquen eso?”. Sin esperar la respuesta de Castro, Biriuzov, meditando sus palabras, pasó de inmediato a explicar la idea de Khruschev de otorgar máxima demostración de garantía solidaria con la instalación de cohetes nucleares en territorio cubano. Entonces Castro pregunta qué tipo de cohetes eran y cómo pensaban llevar a cabo la operación, a lo que el Jefe de las Fuerzas Coheteriles de la URSS, pasó a referir algunas de las características básicas de los proyectiles; de su alcance y el potencial nuclear de sus ojivas. En cuanto a la instalación de esos medios en territorio cubano, el mariscal Biriuzov explicó a Castro que la operación sería realizada de manera rápida, secreta y oculta; a lo que Casto le pidió tiempo para discutir la cuestión en el Secretariado de la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y que, entonces, le daría una respuesta definitiva.

El Secretariado de las ORI lo integraban en aquel momento el propio Fidel, Raúl Castro, Ernesto Guevara, Osvaldo Dorticós, Emilio Aragonés y Blas Roca.

Respecto a este encuentro con el mariscal soviético Sergei Biriuzov, Fidel Castro, seis años después, en una reunión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba del 25 de enero de 1968, confiesa que: “Por aquella época la dirección cubana tenía un alto grado de confianza en la Unión Soviética, en su experiencia en cuestiones internacionales y militares; tal vez, teníamos “más confianza de la cuenta”.

Fidel Castro Ruz, en otra ocasión posterior rememora que “después de escuchar la propuesta y las explicaciones de Biriuzov sobre las características de los cohetes a ser instalados, percibió de inmediato que ese ofrecimiento podría consolidar el poder defensivo de todo el campo socialista, y desde ese punto de vista se inclinaba a aceptarlo, aunque estaba convencido que para defender a Cuba no eran imprescindibles los cohetes, porque con un pacto militar que expresara claramente que una agresión armada al país equivaldría a un ataque a la URSS, se hubiera podido obtener los mismos fines, sin la presencia de esos medios. “Estados Unidos tiene muchos de esos acuerdos en el mundo y los demás países los respetan”, habría señalado Castro a Biriuzov. (14)- Ver, Fidel Castro Ruz; Conferencia Tripartita de La Habana sobre la Crisis de Octubre de 1962 [Doc. Cit.].

Y así lo manifestó Fidel Castro a los demás integrantes del Secretariado de las ORI, al día siguiente de su primer encuentro con el mariscal Biriuzov, argumentando a sus compañeros que “a su juicio, la instalación de los proyectiles fortalecía al campo socialista, y si el partido era del criterio que el campo socialista debía de estar dispuesto a ir a la guerra por cualquier país socialista, no se debía hacer ningún tipo de consideración acerca de los peligros que tal decisión pudiera entrañar para Cuba. Los presentes coincidieron en que la medida contribuiría también a la defensa del país, al ser un fuerte disuasivo que influiría en los gobernantes estadounidenses antes de emprender cualquier acción militar”. (15) – Acta de la reunión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba del 25 de enero de 1968. Fondo Crisis de Octubre. [Archivo del IHC].

No obstante, en las Transcripciones de la Conferencia Tripartita de La Habana, efectuada treinta años después, es decir, del 9 al 12 de enero de 1992, Fidel Castro, rememorando aquella reunión de las ORI explica que: “A nosotros no nos gustaban los cohetes. Si de nuestra defensa exclusiva se hubiese tratado, nosotros [el Secretariado de las ORI] no hubiésemos aceptado los proyectiles. Pero no vayan a pensar que era por el temor a los peligros que pudieran sobrevenir de los proyectiles aquí, sino por la forma en que eso dañaría la imagen de la Revolución y nosotros éramos muy celosos con la imagen de la Revolución en el resto de América Latina; y que la presencia de los proyectiles, de hecho, nos convertía en una base militar soviética y eso tenía un costo político alto, para la imagen de nuestro país que tanto apreciamos nosotros”. En otra ocasión, y refiriéndose a aquella misma reunión del Secretariado de las ORI, Fidel Castro expresa que: “Sin embargo, todos los miembros del Secretariado, sin vacilación de ninguna índole, y honestamente pensando, con un verdadero sentimiento internacionalista, convinieron en responder afirmativamente a la proposición soviética”. (16) - Reunión del CC del PCC, el 25 de enero de 1968.

El mismo día en que se efectuó la reunión del Secretariado de las ORI, y como le fue prometido; se le comunica al mariscal Biriuzov la decisión del Secretariado y, en esta segunda entrevista, Fidel Castro Ruz le dijo al Jefe de las Fuerzas Coheteriles Estratégicas de la (URSS): “Mire, si esto conviene a los intereses del campo socialista, aquí nosotros estamos dispuestos a que se instalen mil cohetes”. (17)- Fidel Castro Ruz. Transcripciones de la Conferencia Tripartita de La Habana sobre la Crisis de Octubre de 1962 [Doc. Cit.].

Deteniéndonos a hacer una breve reflexión respecto a las implicaciones y el significado de esta respuesta al mariscal Biriuzov, pensamos que probablemente el joven Fidel Castro (34 años de edad en ese momento) no tenía una idea de la carga total de fuego que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) se proponía instalar en territorio cubano y sus mares circundantes: 67.5 megatones, dirigidos hacia la profundidad estratégica de los Estados Unidos, como efectivamente ocurrió en octubre de 1962 con los 36 portadores (cohetes) nucleares R-12 y los 7 submarinos con 21 cohetes R-13, sin contar con los 51,000 efectivos soviéticos, dotados con todos sus armamentos y medios de combate, como veremos más adelante.
Pero muy probablemente este joven dirigente ni sus compañeros del Secretariado de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) estaban en ese momento enterados de la preocupante situación en que se encontraban los altos dirigentes políticos y militares de la URSS respecto a la inseguridad de los cielos soviéticos debido a los cohetes Júpiter norteamericanos instalados en Turquía que entraron en su fase operativa en abril de 1962.


Al día siguiente, el comandante Raúl Castro, en compañía del mariscal Sergei Biriuzov y los generales soviéticos que le acompañaban, realizaron una exploración para determinar las regiones donde se desplegarían las unidades soviéticas.-

-
Ir a la portada de Orbe Quince